Dieta Mediterránea

La dieta Mediterránea: la alimentación basada en productos frescos y de temporada

El pilar fundamental de la dieta Mediterránea es la materia prima local, es decir, esta dieta se basa principalmente en los productos de gran calidad que se cultivan y crían en todo el litoral del Mar Mediterráneo, convirtiéndose así en una dieta rica y equilibrada que facilita el poder mantener unos hábitos saludables en el día a día.

La dieta Mediterránea dio lugar a la creación de la tan famosa pirámide de los alimentos; en donde los alimentos están separados en dos grandes áreas, los situados cerca de la base, son aquellos alimentos de consumo diario y a medida que subimos en la pirámide su consumo va disminuyendo.

Dieta mediterránea

Esta pirámide alimenticia marca las pautas a seguir en la dieta Mediterránea. A continuación se describen dichas pautas:

  • En la cocina mediterránea el aceite de oliva es primordial.
  • Se usan productos frescos, naturales y de temporada. Los productos de temporada se llaman así porque están en su estado optimo para el consumo.
  • El postre principalmente será la fruta, dejando otro dulces y pasteles para ciertas ocasiones.
  • Cereales, pan y pasta constituyen el consumo de hidratos de carbono diario.
  • Ciertos derivados lácteos como el queso y los yogures se deben de consumir todos los días.
  • El consumo de carnes blancas, pescado y huevos será semanal.
  • Está permitido el consumo de una copa de vino tinto a la comida. La bebida principal como en otras muchas dietas es el agua.
  • La sal puede ser sustituida por hierbas aromáticas y especias que potencien el sabor y el olor de la comida. Además son beneficiosas para el organismo.
  • Uno de los hábitos saludables más importantes es el practicar ejercicio físico diario, que unido a una dieta equilibradas formarán una rutina con grandes beneficios para la salud.

Los beneficios de esta dieta son reconocidos a nivel mundial, por una parte ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diminuyen los niveles de colesterol y por otra su alto contenido en fibra y antioxidante ralentiza el envejecimiento de las células.

Metodología de la dieta Mediterránea

En esta dieta la pérdida de peso se produce de forma lenta pero con muy buenos resultados. No funciona como una dieta agresiva dónde se adelgaza más rápido pero con mayor posibilidad del desagradable “efecto rebote”.

El objetivo de esta dieta no es alcanzar el peso ideal y abandonarla para volver a los malos hábitos de antes, Sino todo lo contrario. El objetivo que tiene esta dieta es la reeducación alimentaria, es decir, cambiar esos malos hábitos alimenticios por otros que sean más adecuados y saludables para el organismo e introducirlos de tal manera que pasen a formar parte del día a día para siempre.

Como comentaba anteriormente, esta dieta no es muy agresiva, con lo que por norma general se puede perder en la primera semana alrededor de 1 Kg. Después de casi un mes la perdida de peso se suele estabilizar, lo importante de esta dieta no es la cantidad de kilos que se adelgacen sino mantener nuestro organismo sano.

La dieta Mediterránea está reconocida a nivel mundial, muchos organismos oficiales como la OMS avalan su gran eficacia por ser una dieta rica, variada y equilibrada.

Menú semanal dieta Mediterránea

A continuación se describe un ejemplo de un menú semanal de esta dieta:

  • Lunes
    • Desayuno: zumo de naranja natural, un vaso de leche desnatada o de soja, cereales integrales.
    • Media mañana: un yogur desnatado y una pieza de fruta.
    • Comida: ensalada de pasta con tomate, queso fresco y albahaca, pechuga de pollo a la plancha, infusión.
    • Merienda: una tostada de pan integral con pavo.
    • Cena: merluza a la plancha con espárragos trigueros, una pieza de fruta.
  • Martes
    • Desayuno: zumo de naranja natural, tostada de pan integral con pavo.
    • Media mañana: un yogur desnatado y una fruta.
    • Comida: Pu´re de calabacín y dorada al horno, infusión.
    • Merienda: un yogur desnatado.
    • Cena: ensalada de lechuga y zanahoria.
  • Miércoles
    • Desayuno: zumo de naranja natural, un vaso de leche desnatado o de soja y tres galletas integrales.
    • Media mañana: un yogur desnatado y una fruta.
    • Comida: Espinacas y arroz salteados con guisantes, infusión.
    • Merienda: gelatina 0%.
    • Cena: Un filete de ternera a la plancha con tomate natural y una pieza de fruta.
  • Jueves
    • Desayuno: zumo de naranja natural y frutas variadas.
    • Media mañana: un yogur desnatado y una fruta.
    • Comida: ensalada de lechuga, tomate, pepino y zanahoria y tortilla ( de patata, champiñones, espinacas, calabacín…).
    • Merienda: tostada de pan integral con pavo.
    • Cena: espárragos blancos, pechuga de pavo y queso fresco desnatado, un fruta.
  • Viernes;
    • Desayuno: zumo de naranja natural y una tostada de pan integral con pavo.
    • Media mañana; un yogur desnatado y una fruta.
    • Comida: Dorada al horno, tomates al horno con ajo y perejil, una fruta.
    • Merienda: un yogur desnatado.
    • Cena: chipirones a la plancha con champiñones, una fruta.
  • Sábado
    • Desayuno: zumo de naranja natural, un vaso de leche desnatado o de soja y tres galletas integrales.
    • Media mañana: un yogur desnatado y una fruta.
    • Comida: pollo asado con manzana la horno, infusión.
    • Merienda: tostada de pan integral con pavo.
    • Cena: Caballa al horno con espárragos trigueros, una fruta.
  • Domingo
    • Desayuno: zumo de naranja natural y una tostada de pan integral con pavo.
    • Media mañana: un yogur desnatado y una fruta.
    • Comida: berenjenas rellenas con cebolla y carne picada, una fruta.
    • Merienda: gelatina de sabores 0%.
    • Cena: ensalada de tomate, queso fresco 0% y orégano con pechuga e pollo a la plancha, una fruta.

Como se puede comprobar es una dieta equilibrada con alimentos frescos y naturales que ayudan al organismo a sentirse mejor llevando una vida saludable. Además, con el tiempo se convierte en la mejor aliada para mantener nuestro peso en un punto ideal.