Dietas para bajar de peso de forma sana

Seguramente si estás leyendo esto es porque o ya estás a dieta o te lo estás planteando en un futuro cercano. He de decirte que con esta web intentamos poner un poco de luz entre tanto revoltijo de dietas y otros métodos para perder peso, algunas tienen mucha fama, pero no son las más sanas, otras son muy rápidas pero con efecto rebote, otras más lentas pero aburridas… y así me podría pasar horas y horas porque, para que engañarnos, hay casi tantos tipos de dietas como peces en el mar.

Pero… ¿Qué es lo que hace que una dieta sea buena? ¿Por qué elegimos una y no otra?

Lo principal, que cumpla con la finalidad básica de una dieta, que es sin lugar a dudas: ADELGAZAR. Ya que si no, no la seleccionaríamos.

Dietas sanas

Ahora bien, unas características muy importantes a la hora de analizar una dieta son:

1.- Equilibrada

Es de vital importancia que se incluyan en la dieta todos los grupos de alimentos y nutrientes. Nuestro organismo necesita de todos estos elementos para funcionar correctamente. Una dieta debe de combinarlos en la mejor proporción posible para facilitarnos la pérdida de peso al mismo tiempo que nos mantiene saludables.

A continuación describiremos los cinco elementos fundamentales que tienen que estar en una dieta para considerarla sana y equilibrada:

  • Proteínas: es fundamental que una dieta incluya la carne magra y el pescado, ya que nuestro organismo necesita de los nutrientes que aportan para su funcionamiento.
  • Lácteos: aportan una gran cantidad de calcio, son nutrientes de origen animal muy saludables. Se deben de tomar desnatados, en el caso del queso, que es un alimento con mucho aporte calórico, se recomienda decantarse por los menos grasos. La leche y los yogures se pueden tomar a cualquier hora; son perfectos para una media mañana o una merienda.
  • Las grasas: se clasifican entre grasas saturadas y no saturadas. Las grasas saturadas son las procedentes de alimentos como la bollería industrial y la comida rápida entre otras y son dañinas para nuestro organismo. En cambio las grasas no saturadas se encuentran en alimentos como el aguacate, las nueces, pescados grasos, el aceite de oliva… y tienen un efecto muy positivo a nivel cardiaco, por ello aunque se quieran perder unos kilos hay que incluirlas en nuestra alimentación diaria ya sus propiedades son beneficiosas para nuestro organismo.
  • Hidratos de carbono: un dieta equilibrada tiene que tener presente los cereales, generalmente integrales. El trigo, la avena y el arroz son los cereales integrales más comunes, aunque hoy en día se comercializan muchos más en diferentes formatos.
  • Frutas y verduras: estos alimentos no solo ayudan a adelgazar, si no que contribuyen a mejorar y desintoxicar nuestro organismo. La OMS recomienda el consumo de cinco piezas de frutas y verduras la día. De hecho deben encontrarse en todas las comidas combinadas con otros alimentos, se pueden tomar en el desayuno con una granola, en la comida en una ensalada o en la cena con un queso fresco. Tanta variedad de frutas y verduras ofrecen un amplio abanico de posibilidades para hacer de cada comida un plato diferente.

2.- Natural

Es verdad que existen gran variedad de complementos, sustitutivos y demás sustancias químicas que ayudan a adelgazar, pero no se puede negar que (sin ninguna patología diagnostica) con una buena alimentación no es necesario este tipo de productos, al menos de partida. Recordad que el ser humano es un animal omnívoro y por tanto la naturaleza proporciona lo mejor para nosotros.

3.- Agradable al paladar

Por estar a dieta no tenemos que dejar de comer rico, la comida tiene que apetecer, sea un plato de acelgas o un filete. Comer no es solo nutrirnos, si no que es un momento de desconexión, de encuentro y por supuesto tiene que ser ameno para nosotros y no angustiarnos pensando en que nos toca un plato insípido y aburrido.

4.- No caer en la rutina

Es muy habitual ver en los menús de las dietas alimentos o platos que se repiten hasta la saturación, un ejemplo es la ensalada de lechuga, tomate y cebolla o el pollo a la plancha. Dos días seguidos comiendo pollo está bien, pero cuando pasa de ahí empiezas a aborrecerlo. Las dietas que alternan diferentes tipos de carnes, pescados, verduras, frutas, etc, etc… evitan que se caiga en la monotonía y que terminemos dejando la dieta por aburrimiento. Una buena dieta debe de poder convertirse en nuestro modo de alimentación habitual y si es demasiado rutinaria o estricta acabaremos odiándola y no se podrá mantener en el tiempo.

5.- No son infalibles

No te fíes de las dietas que en dos o tres días pierdes un montón de kilos. El motivo es fácil de entender, o bien a los cinco minutos de dejar la dieta los recuperas o no es nada sana. Es verdad que hay dietas rápidas; ésas que hacemos para entrar en un vestido para ir a algún evento importante, pero con estas “dietas milagro” lo habitual es que recuperemos muy rápido el peso y volumen perdido.

Lo normal y más recomendado es que la pérdida de peso sea gradual, al principio se bajan kilos y volumen de forma más rápida y luego se ralentiza. Éstas a la larga suelen dar mejores resultados, ya que el cuerpo se va a adaptando gradualmente a la nueva forma de comer y nosotros nos vamos acostumbrado poco a poco a comer bien y tenemos menos posibilidades de volver a recaer en malos hábitos alimenticios.

6.- Ejercicio

Una dieta para adelgazar realmente efectiva y saludable tiene que combinar una alimentación sana con un poco de actividad física.

Por una parte la alimentación rica y equilibrada nos ayudará a perder esos kilos de más, mejorará nuestra salud y si la llevamos a cabo correctamente los resultados serán la motivación para seguir adelante y sentirnos bien con nosotros mismos.

La actividad física es el complemento indispensable, junto a una buena alimentación, para una mayor calidad de vida y por tanto mejorar nuestra salud.

El tipo de actividad a realizar dependerá en su gran mayoría de las características individuales de cada persona, ya que no todas las personas pueden practicar el mismo ejercicio o deporte ni pueden seguir el mismo ritmo.

La OMS recomienda para una persona adulta de entre 18 y 64 años de edad realizar 150 minutos de actividad física aeróbica moderada por semana y dos veces por semana fortalecer la musculatura. Esto puede traducirse en diferentes tipos de ejercicios, como caminar, correr, andar en bicicleta, hacer TRX, ejercicios con pesas en gimnasios, HIOT, etc, etc…

Dieta para adelgazar

Siguiendo esta línea, desde dedietas.com hemos elaborado una recopilación de las dietas más popurales y con resultados probados.

Esperamos ayudaros en este arduo proceso que es adelgazar, sabemos que es un proceso duro, pero también que es muy gratificante cuando se empiezan a notar los resultados y nos acercamos a nuestro objetivo de peso soñado.